El cuidado de la piel es casi una tradición entre las mujeres japonesas y resto de mujeres del mundo. Mantenerla bien limpia y tratarla con los productos adecuados es un gesto indispensable en la vida de las japonesas y el resultado es más luminosidad, un tono regular y una superficie libre de imperfecciones.

La base de maquillaje se convierte en un paso más dentro de la rutina de para tener la piel bonita eso no significa que no lleven maquillaje. Como nos explica Miyabi Kumagai, experta en Cultura y Tradición Japonesa de Shiseido, “las mujeres en Japón se maquillan de forma que el retoque sea sutil pero de manera que sí que se note un cambio.” No se trata de ponerse un maquillaje que les vaya a dejar la piel como estaba, sino uno ligero, que la perfeccione pero que no vea con efecto máscara.

Hablamos del nuevo Synchro Skin Self-Refreshing Foundation, de Shiseido, una base de maquillaje desarrollada con la nueva patente de sus laboratorios: el complejo ActiveForce. Con esta tecnología han conseguido que la base de maquillaje se transforme en una segunda piel en sincronía con el medio que la rodea.

Synchro Skin Self-Refreshing Foundation

La base es capaz de resistir a la humedad, responder al calor, adaptarse al movimiento facial, absorber el exceso de grasa y difuminar la luz para conseguir un efecto de recién aplicado que dura 12h.

También ofrece una cobertura excepcional que no requiere retoques en 30 tonos diferentes. Y ya que la principal preocupación de las japonesas es cuidar la piel, incluye SPF 30 en su fórmula para neutralizar también los rayos UV y extracto antioxidante de tomillo silvestre para protegernos de los radicales libres.