La heredera de la empresa inditex suele llevar ropa de la empresa familiar, pero prefiere los accesorios firmados por Hermès, Chanel o Loewe.

Dicen que Marta Ortega es la mejor embajadora de Zara. Prenda de la firma gallega que lleva, prenda que se agota rápidamente. Pero aunque la hija de Amancio sea fan de los vestidos, conjuntos y demás ropa firmada por Inditex, prefiere los accesorios de grandes firmas y nunca lleva bolsos de la marca en la que trabaja.

Hermès, uno de los mayores exponentes del lujo en todo el mundo y uno de sus ídolos, es su firma de bolsos fetiche. Tiene varios modelos de la maison francesa, aunque su favorito es el Birkin, que ‘colecciona’ en varios colores. En el último desfile de Valentino apareció con una nueva adquisición en un llamativo tono verde. Este modelo, con una larga lista de espera, parte de los aproximadamente 4.000 euros en portales de segunda mano como Vestiaire Collective y su precio puede llegar a superar las seis cifras, según el tipo de piel de la que esté hecha.

Loewe, firma de la que es asidua su madre, Flora Peréz, también está presente en su colección de bolsos. El bolso es, para muchos estilistas y expertos en moda, la pieza encargada de ‘subir’ el aspecto de un look y el consejo de invertir en un modelo de calidad es recurrente. Ortega lo cumple al pie de la letra.

La fórmula de mezclar ropa asequible con accesorios de alta gama, siempre más duraderos y atemporales que la ropa (Birkin de Hermès en color marrón), es la máxima que siguen otras muchas mujeres de alto estatus.